Fundas antiácaros para colchones y almohadas: porqué usarlas

Sabias que los estornudos matutinos, los ojos irritados o el acné que aparece en nuestros rostros y/o cuellos puede deberse a la presencia de ácaros en nuestras camas?

Los ácaros son los principales desencadenantes de muchas enfermedades mientras dormimos. Las partículas fecales producidas por los ácaros son la principal fuente de alérgenos. Cada ácaro puede producir diariamente unas 20 partículas fecales con capacidad de ocasionar síntomas alérgicos.

Es por eso que el uso de las fundas antiácaros para el colchón es de vital importancia sobretodo si padecemos de algún tipo de alergia. Las fundas protectoras antiácaros constituyen una barrera para los ácaros y sus partículas alergénicas.

También previenen el desarrollo de hongos y bacterias. Impiden la acumulación de todos los alérgenos (polen, esporas, alérgenos de animales, etc.) en la cama de la persona alérgica. También protegen los colchones y la ropa de la cama de los chinches.

Recuerda que también debes usar estas fundas para la almohada, ya que esta se encuentra en constante contacto con nosotros y con nuestra piel mientras dormimos.